Frontera ya inicio su plan de reelección 2023 y, para ello, se abre del Gobierno Provincia.

Como bien lo viene adelantando La Línea, los antecedentes políticos del Intendente Frontera no son para nada alentadores a la hora de confiar en su persona para que, políticamente hablando, muera con las botas puestas al lado del Gobernador de San Luis frente a todo lo que se viene que, sin lugar a dudas, son pronósticos pocos alentadores producto de los coletazos que le deja la pandemia a todos los gobiernos, no solo los de Argentina, del mundo también.

Cual cobarde que dispara pero sin dar la cara, el intendente de Villa Mercedes ya comienza a tomar distancia del Gobierno de San Luis, en primer lugar, NO HABLANDO UNA SOLA PALABRA MAS DE LA PANDEMIA, recordemos que, el Intendente inició su propia campaña en contra de la pandemia hasta con reportes diarios propios, lo cierto es que, se dio cuenta lo perjudicial que era esto para su gestión y, hoy por hoy, difícilmente lo vamos a escuchar hablar de la pandemia ¿motivo?, obvio, no quiere quedar pegado, aunque le encantaba salir todos los días, Frontera no puede dominar su ego, las luces y el circo lo puede.

Luego de esta primera amarga acción observada, desde luego, por el Gobierno Provincial, el intendente de Villa Mercedes decide, groseramente, separar su imagen con el Gobierno Provincial lanzando una campaña de marca y gestión propia que, realmente, ha sorprendido a propios y extraños.

En primer lugar, Frontera eligió como color de gestión el naranja, como una suerte de coincidencia o cachetazo sicológico a la gestión provincial a meses de haber tomado la decisión de desactivar a Felipe Tomasevich con su HE (naranja), algunos van a decir que es casualidad pero, los que conocemos el paño y sabemos, la ambición que cuenta el Manao, no nos cabe ninguna duda que la elección del color responde a su sueño máximo de llegar a ser Gobernador de San Luis, expresado abiertamente por el propio intendente, en la oportunidad que compartía un asado con sus colaboradores más allegados.

Por lo pronto, también el Intendente confeso, en la misma mesa que, su objetivo es lograr una natural reelección en el 2023, para ello, debía separarse de la gestión provincial para instalar gestión propia, la excusa para que, el gobierno, no ponga palos en la rueda es, sostener permanentemente el espíritu de Verónica, mantenerla presente con el sobrecargado lema GESTION FRONTERA –BAILONE.

De esta manera, en pocos meses de gestión, la ciudad de ha visto sorprendida con las puestas de placas recordatorias, inventando homenajes y recordatorios, en la cual, en todas ellas, sellan a tuétano el objetivo de un intento a la trascendencia, violando principios protocolares inalienables que, sin lugar a dudas, los noveles representantes de la institucionalidad ignoran, es por ello que cometen semejantes barbaridades que la sociedad mercedina se da cuenta y le causa nauseas.

Todo aquel que se jacta de ser político o tiene algo de experiencia, no puede desestimar o mirar para otro lado al observar las groserías que comete el Intendente Frontera mostrando con absoluta evidencia y torpeza sus ambiciones desmedidas que, lo viste de punta en blanco a la hora de encontrarnos con un personaje que está dispuesto a todo para lograr su reelección y finalmente, la Gobernación de San Luis.

Frontera, lisa y llanamente, se ha abierto de la gestión provincial con GESTION PROPIA, es precisamente la GESTION FRONTERA – BAILONE, con un exagerado marketing se pronuncia ante cada acción institucional por encima del Gobierno Provincial que dice ser subordinado y leal, desde luego, será hasta que le deje de servir o convenir, ese tiempo se define con los resultados de las elecciones legislativas de este año, en la cual, si pierde el oficialismo provincial, Frontera no se hará cargo, de esta manera, le quedaría una salida limpia de cara al 2023 negociando como lo hace siempre, CON EL QUE MAS LE CONVENGA A EL, es decir, va a traicionar como traicionó a todos los que uso para llegar a dónde llego. ANOTEN.-

 

 

 

Top