Llegó el turno del Superior Tribunal de Justicia y el Senador Provincial Ariel Rosendo define su situación de ser preso político o no.

Ariel Rosendo, Senador Provincial, con plena vigencia de mandato, sigue preso siendo, lisa y llanamente, inocente.

Los tres poderes del estado han sido parte de una puesta en escena muy triste, en la cual, han mostrado claras evidencias en materia de deficiencias de gestión.

El imaginario colectivo de la sociedad sanluiseña entiende que Ariel Rosendo es una persona violenta, este principio es debido a su impronta gremialista pero, sirvió para echar más nafta al fuego, al momento que, algunos medios de comunicación, aportaron considerablemente para que, Ariel Rosendo termine acusado socialmente por violencia de género, situación que es absolutamente falsa (lo define el expediente judicial), es el mismo operativo que hoy, le están montando a uno de los periodistas que cree en la inocencia de Ariel Rosendo, precisamente a Gustavo Thompson, en la cual, lo acusan de agresión, utilizando palabras, según obra en la denuncia, que no son parte del vocabulario del periodista, lo mismo que le ocurrió a Ariel Rosendo mediáticamente, le está ocurriendo a Gustavo Thompson, el poder mediático, desvirtuando realidades que, finalmente, debería aclarar la justicia, es así que, Ariel Rosendo no cuenta con ninguna causa, en su contra, por violencia de género y la prensa, algunos, se encargaron de instalar lo contrario. Nadie puede estar con su conciencia tranquila sabiendo que hay una persona presa y es inocente, esta es la posición de La Línea y la sostendrá hasta que Rosendo quede libre.

Lo lamentable es observar cómo, representantes (empleados) del gobierno provincial, que deberían cuidar las formas, la imagen, el decoro, tener limitaciones y prudencia en nombre de quienes representan (gobierno), por lo contrario, hacen uso y abuso provocando falsos escándalos que no llevan a ningún lado, solo marcan situaciones de intimidación, persecución propio de épocas oscuras de la Argentina con mensajes absurdos de personas que no estarían bien mentalmente y, otros no tanto, nos referimos a periodistas que cuentan afinidades políticas con representantes del poder legislativo y ejecutivo, en la cual, aprovechan el momento para hacer lo suyo.

Lo cierto es que, el caso Ariel Rosendo, se les ha ido de las manos a los tres poderes del estados, todos han cometido graves errores, nadie entiende cómo es que siga preso habiendo presentado todas las pruebas que ameritan fehacientemente que es inocente de las causas que le imputan, todos saben que no debería estar preso pero, nadie toma la decisiones de excarcelarlo.

Le llega el tiempo al Superior Tribunal de Justicia y ya se encuentran designados los jueces que tendrán la decisión de demostrar si Ariel Rosendo es un preso político en San Luis o no dado que, los tres jueces designados, en principio, responden al Gobernador de San Luis, ellos tendrán la decisión de excarcelar a un Senador Provincial que se le dictó prisión preventiva equivocadamente, un Senador Provincial en vigencia que es absolutamente inocente y ha sido condenado socialmente instalando que está preso por violencia de género y es absolutamente falso, un senador Provincial que ha sido coimeado, que ha sido desaforado ilegalmente, en definitiva, los tres poderes del estado, hasta la misma prensa, han sido parte y protagonistas de una psicosis en cadena en desmedro de la imagen y la persona de un Senador Provincial, con todo lo que ello implica y la persona de Ariel Rosendo, en la cual, la editorial de La Línea, sin haber cobrado un centavo, va a seguir defendiendo la “democracia” en San Luis, luego de  haber leído el expediente de la causa, no cabe la menor duda que, en San Luis existe un Senador Provincial en pleno ejercicio de su mandato, peronista e inocente, que está preso y, lo más llamativo, todos saben que no puede estar preso y nadie hace nada para subsanar el grave error institucional que han cometido los tres poderes del estado en la provincia de San Luis, pruebas sobran, Ariel Rosendo en algún momento va a salir, va a hablar, tendrá la oportunidad de poner blanco sobre negro todas las inexactitudes que, ganó las calles puntanas y, por carácter transitivo, parece que, todo lo que rodea a Ariel Rosendo, hoy en día, es mala palabra.

Es muy triste como se está devaluando la imagen institucional en la provincia de San Luis, no actúan razonablemente ante un hombre inocente, lo saben perfectamente pero, no son capaces de subsanar el tremendo error que, el sistema y sus representantes se equivocaron, se les fue la mano y tratan de frenarlo con mas violencia, ataques y presiones de poder, ese no es el camino ¿No les parece?.

Continuaremos...

 

Top