Alfonsín se aparta de Cambiemos y no vota la expulsión a De Vido

"Le tengo miedo a la corrupción, como a violar la Constitución", dijo. El Bloque de Bossio sigue sin definirse.

Ricardo Alfonsín volvió a marcar diferencias con Cambiemos y anunció que no apoyará los proyectos de su bloques para expulsar a Julio De Vido, que este miércoles comenzarán a tratarse en la Comisión de Asuntos Constitucionales.

"Le tengo tanto miedo a la corrupción como a violar la Constitución", dijo el diputado en una entrevista televisiva y dijo que el artículo 66 de la Constitución citado en los proyectos del PRO "no es aplicable en el caso de De Vido".

"Si hacemos esto, estaríamos incurriendo en un acto inconstitucional", se lamentó. Aunque sus pares creen que no aparecerá en la reunión, dejó abierta la puerta abierta al artículo 70 de la Carta Magna, que permite habilitar una suspensión.

"Yo no puedo votar algo que desde mi punto de vista es inconstitucional, sobre todo habiendo otro artículo que me permite tomar decisiones", agregó Alfonsín, quien ya viene hablando como opositor y hasta despotricó a Macri en una sesión.

Su ruptura se materializó en el cierre de listas: no quiso reelegir como diputado nacional, aunque ubicó a su protegido Carlos Fernández.

"Ojalá los podamos convencer. Yo al artículo 66 no lo voy a votar", insistió Alfonsín. Su posición es similar a la de Carla Carrizo, la radical aliada de Martín Lousteau, cuyo proyecto será tomado como base por el kirchnerismo para frenar la expulsión de De Vido.

"El miércoles pasado se sacó la foto en pasos perdidos y el viernes presentó ese proyecto, había firmado el del (santacruceño) Eduardo Costa", le reprochan en la UCR. Esta tarde, miraban con furia como Carrizo y Alfonsín se mostraban en el lanzamiento de campaña de Lousteau.

El massismo apelaba a la suspensión de De Vido, mediante un proyecto de Julio Raffo, pero esta tarde evaluaban acompañar la expulsión para no sufrir escraches en plena campaña.

En Cambiemos no descartaban extender el debate si era necesario, sobre todo porque con sus dos dos radicales rebeldes están muy justos para dictaminar. 

Sólo cuentan con 12 votos asegurados y necesitan 5 de otros bloques para que un despacho sea válido. De lo contrario el debate debe seguir. 

Se descarta que los 5 massistas y Margarita Stolbizer no saldrán corriendo al final de la reunión pero no está claro que harán otras fuerzas, como el Bloque Justicialista.

Referentes de gobernadores y sindicalistas, esta bancada sigue sin definir si quiere echar a De Vido. Los salteños Pablo Kosiner y Javier David, ambos miembros de la Comisión de Asuntos Constitucionales, recién llegarán mañana temprano y no comunicarán una decisión. 

Se desconoce si irán diputados de bloques minúsculos como Remo Carlotto (Movimiento Evita), el bonaerense Franco Caviglia o la misionera Silvia Risko. 

El kirchnerismo insistía esta tarde en pedir las causas contra De Vido para evaluar si tiene sentido expulsarlo, peor Diana Conti, a cargo de la negociación, pidió que sea citado a hacer un descargo.

El oficialismo no lo descarta recibirlo, pero no creen que sea obligatorio discutir su futuro con él presente porque no se trata de un juicio político. Quizá lo esperen otro día. 

Top