UN PEDIDO DE INTERVENCIÓN A MEDIDA

No sorprendió casi a nadie cuando días atrás se conoció que el ahora ultra opositor candidato a Senador Nacional, Claudio Poggi, adhirió a un ridículo proyecto de intervención al poder judicial de San Luis presentado por el radical José “Fluorescente” Riccardo.

Según los especialistas, dicha iniciativa carece de fundamentos por lo que no prosperará, aunque la intención de sus avispados autores, en realidad, es más ridícula aún: presionar a la Corte Suprema de Justicia de la Nación para, de ese modo, desalojar a los candidatos de “Pupa” Agúndez de la lista de candidatos a Diputados Provinciales por el Departamento Pueyrredón consagrada en las primarias del 30 de julio pasado.

Aunque otras fuentes mencionan un dato revelador: la real intención de Poggi poco tendría que ver con la política partidaria. Sucede que el pícaro cordobés tendría intenciones de bloquear los numerosos expedientes que tramitan en la justicia provincial, los que pondrían en serias dudas la transparencia de su gestión e involucran a sus actuales colaboradores más cercanos (su propia esposa, Sandra Correa, por los subsidios millonarios a FUNISA, Eduardo D´ Onofrio, “Valijita” Trombotto, junto a otros menos conocidos, aunque no menos sospechosos ex funcionarios del ingrato cordobés.

Pero el dato inquietante llega al final. El desvelo de “carmelita descalza” Poggi sería borrar del universo judicial una vieja causa en su contra por el delito de enriquecimiento ilícito, cuyo denunciante fue Raúl Laborda Ibarra, porque en la misma se hallarían las “claves” que permitirían desentrañar el entramado político y de corrupción que puso en práctica luego como gobernador.

Parece que el ahora candidato opositor (¡era radical nomás el cordobés!) no es todo lo casto y puro que él mismo pretende mostrar y su verdera naturaleza podría quedar al descubierto con la simple publicación de algunas copias de sus numerosos “deslices”, hasta ahora ocultos bajo siete llaves, pero no por mucho tiempo.

Top