Áspera parada de carro a una ex ministra poggista

Una incómoda situación vivió días atrás la ex ministra de Vivienda de la provincia, Cecilia Lucero, mientras efectuaba una recorrida por La Ribera, repartiendo folletos de Claudio Poggi.

Sucedió que al tocar timbre en una casa salió un hombre y, tras saludarlo, le entregó un panfleto invitándolo a acompañarlo con su voto en las próximas elecciones. Luego se sucedió el siguiente diálogo:

- Aquí le dejo nuestra propuesta, ayúdenos a cambiar a estos corruptos…, le dijo palabras más, palabras menos.

- Bueno, gracias, usted sabe bastante del tema….

- Sí, yo los acompañé muchos años, igual que Claudio, pero ahora es tiempo de cambiar.

- No, digo por lo que decía de corrupción. ¿Usted no siente vergüenza ministra?

- Usted está desinformado, yo ya no soy ministra hace mucho tiempo….¿Por qué debería sentir vergüenza?

- Justamente por eso, por haber sido ministra y vivir en una Vivienda Productiva sin haber tenido nunca un emprendimiento allí.

- Ese tema yo ya lo aclaré. Yo misma dije porqué, porque soy mamá soltera y tengo dos hijas.

- Sí, pero usted trabaja, le pagan la cuota alimentaria y además está en pareja con Pablo Pérez, que es ñoqui en el Tribunal de Contralor Municipal…

- ¡¡¡ Ahhh bueno !!!, usted debe ser adolfista, porque conoce toda mi vida.

- No, soy apolítico, pero no me gusta que me tomen por boludo. Usted no tiene autoridad moral para criticar a nadie por corrupto porque es igual a todos. Discúlpeme pero usted es una caradura.

 

Ese día la blonda Cecilia Lucero supo que, a su pesar, sería mejor dedicarse a hacer campaña en otros sectores de la ciudad, menos en su barrio, donde la conocen demasiado….

Top