“Si Macri avanza, peligra nuestro modelo de desarrollo”

La afirmación del senador Adolfo Rodríguez Saá, a un pequeño grupo de funcionarios,  entre los que estaba el gobernador, fue seguida por un incómodo silencio. Ocurrió el viernes pasado y fue contada por uno de los presentes, que aceptó comentar el contenido de la charla, bajo reserva de identidad.

Al parecer el encuentro fue convocado por el ex presidente, preocupado por las señales que bajan del gobierno nacional, que marcan un dramático pronóstico para las provincias chicas, si vencen los planes del centralismo porteño para después de octubre, donde calculan vencer y sumar más legisladores al Congreso.

Las preocupaciones de Rodríguez Saá comenzaron el año pasado, cuando el gobierno nacional empezó a dar vueltas para pagar a San Luis la deuda de 12 mil millones de pesos que la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó abonar.

Este año se insistió en al menos cinco ocasiones para pedir una audiencia con el presidente Macri, para plantear este reclamo y la necesidad de la aplicación efectiva del decreto 699, que marca la continuidad de la Promoción Industrial en la provincia. Nunca se respondió.

“Muchachos, no nos pagan lo que nos deben. Tampoco quieren aplicar este decreto que nos permitiría crear miles de empleos. Ahora quieren restituir el Fondo del Conurbano a Buenos Aires, con lo cual nos sacarían más de 1.500 millones de coparticipación. Está claro que quieren apoyar a Vidal para que ganando Buenos Aires, Capital Federal, Córdoba y algunas otras provincias se queden después de 2019. Por este camino, se terminó el modelo San Luis de desarrollo autónomo… volveremos a ser la provincia chica, pobre y olvidada que era en el ´83, cuando llegamos”, dijo con cierta tristeza el senador.

La preocupación de Adolfo Rodríguez Saá fue transmitida a los otros 21 mandatarios que se convocaron la semana pasada en la Casa de San Juan en CABA, donde solicitaron a la Corte Suprema que evite resolver el planteo del distrito gobernado por María Eugenia Vidal (PRO) y que el tema se debata en el Congreso de la Nación.

El vicegobernador de San Luis, Carlos Ponce, expresó la advertencia del ex presidente y reveló que la provincia podría dejar de percibir $1.500 millones anuales de fondos coparticipables, si prospera el reclamo de Buenos Aires para que nación incremente el “fondo del conurbano”.

“Este es un tema que se debe tratar políticamente, que tenga la intervención de la justicia es muy peligroso y complicado. Esto es algo que se debe discutir entre las Provincias, la Nación y el Parlamento”, evaluó Ponce. En el encuentro, los mandatarios manifestaron su preocupación por una posible resolución de la Corte: “Si saca alguna resolución, después va a ser tarde y va a poner en una situación muy difícil a las provincias”, dijo.

Lo particular de la demanda de Buenos Aires al Estado Nacional es que, a pesar de tratarse de una contienda judicial, el Gobierno de Macri “le ha dado la razón y ha involucrado a las provincias para que se disminuyan los presupuestos para cubrir esos fondos”, explicó el también gremialista.

Y alertó que si el reclamo avanza, “pone a algunas provincias en una situación de quiebre; algúnas están en duda si van a poder pagar los sueldos”.

Rodríguez Saá les pidió a los presentes en la reunión del viernes último que piensen “alternativas políticas e institucionales para frenar este avance del centralismo porteño que compromete seriamente el presente y el futuro de nuestra provincia”.

“Si Macri suma más senadores y diputados, podría tener mayoría en el Congreso para hacer esto y mucho más. Además la Corte tampoco es garantía de nada. Este tema es realmente preocupante porque está en juego nada más y nada menos que la continuidad de nuestro  modelo de desarrollo y la paz social de San Luis”, afirmó en la despedida.

“Esperaba que habláramos algo de las elecciones, pero a Adolfo lo único que le preocupó fue hablar de este tema. Sinceramente nos volvimos pensando que evidentemente el tipo siempre está un paso adelante. Mientras nosotros estamos en la coyuntura chiquita, él está mirando lo que puede ocurrir el año que viene…”, se sinceró nuestra fuente.

 

 

Top