Señores funcionarios: Calmar el alma, el espíritu y el corazón de un puntano vale oro para el Gobernador

Este es el caso de la respuesta que le hace un alto funcionario del Gobierno de San Luis a un hombre de sumo prestigio, intelectualidad, trascendencia, aun así, si fuera un miembro del Plan de Inclusión, es una persona que no merece respuesta de este calibre o frialdad, estamos hablando de un ALMA PUNTANA que solicita una explicación, solo eso.

Con solo leer el petitorio que le hace un puntano a un alto funcionario del Gobierno, podemos interpretar que estamos frente a una persona que tiene dudas, dolor, pide, pacífica y respetuosamente explicaciones que, por mas dolorosa suene la verdad, todo funcionario debe dar respuesta, sobre todo, de alto rango, caso contrario, estamos incursionando en el campo de la humorada de la famosa empleada publica protagonizada por Antonio Gasalla, en la cual, solo se dedican a derivar, a no dar la cara, ni respuestas.

Reiteramos, pedimos que se lea con atención el mensaje o petitorio de esta persona que, recordamos, responde a una personalidad importante de San Luis, que cuenta con sumos galardones de alta inteligencia e intelectualidad, una persona con la grandeza a asumir algún error y pedir disculpas, una persona que se muestra amputada en su alma y espíritu, de la misma manera, pedimos que se analice la respuesta del alto funcionario, preguntamos: esto, ¿Tiene algo que ver con el San Luis del Alma que solicita el Gobernador?, ¿Por qué semejante desprecio y frialdad en la respuesta?, ¿Por qué no se lo contiene y se le da la respuesta que merece?, ¿Nos estamos olvidando del verdadero rol o SER funcionario público?.

Nadie merece, de un funcionario público, el destrato, desinterés, frialdad y semejante falta de respeto que podemos observar con absoluta claridad, nadie lo merece, menos, en esta nueva etapa que el propio Gobernador esta intentando iniciar.

El Gobernador tiene razón que los viejos están enojados pero, habrá que tener cuidado con estos jóvenes que no están enojados pero que muestran valores que, como decía el general: El problema de los hombres no es que sean malos o estén enojados, porque se los puede convertir en buenos, el gran inconveniente es si estamos frente a un burro ¿Cómo se hace para cambiarlo?...

Que valga la crítica CONSTRUCTIVA para que los jóvenes asuman la misiva como experiencia para mejorar, aprender, modificar y madurar en algunas cuestiones que tienen que ver con el PODER, de todo se aprende, se corrige, sobre todo, a tiempo y en forma porque La Leyenda no puede fallar en su ultima gestión, no lo vamos a permitir todos los que observamos con atención y desde LA LOMA, lo que sueña y planifica el Gobernador y, para abajo, deberían ser consecuente con lo mismo.-

Top