El Rock en La Casa nos trae aires nuevos, desde lo municipal como lo provincial.

A pesar de que es la Segunda entrega, la movida del Rock en La Casa 2020 ya es un clásico en Villa Mercedes,  este mega evento, ha comprometido hasta el Intendente Maxi Frontera que, con actitud de grandeza, a pesar de no llevarse a cabo en La Calle Angosta, ha manifestado (Facebook) su absoluto apoyo para que, esta nueva edición, sea mejor que el año pasado, teniendo en cuanta que, el anterior intendente no había apoyado absolutamente en nada con este evento que es muy importante, turísticamente hablando, dado que se prevee la llegada, a la ciudad, de mucha gente de otras provincias.

Al igual que La Pedrera, la decisión del Gobernador ha sido, sin lugar a dudas, no contar con un nombre importante al frente de semejantes infraestructuras, es así que, en El Molino Fenix contamos con Joaquín Beltran al frente del Complejo acompañados de un joven y fantástico equipo que son Karen Aylen Barrera, Belen Galende, Cesar Albarracín, Emiliano Ballestero y los nombres siguen, un increíble equipo que, nadie puede soslayar que, Anabela Lucero es la persona que abrazo, adoctrino y entregó alma y corazón para cambiar los destinos de La Casa de La Música y el Molino Fenix, si bien Anabela esta cumpliendo, por el momento, funciones legislativas, nadie, absolutamente nadie le puede negar el derecho, fantásticamente ganado, de continuar con su incondicional amor por el Molino Fenix, mas allá, de el mutuo respeto, admiración y gran reconocimiento que cuentan los jóvenes del Molino Fenix ante la figura de Anabela, situación que muchos no lo asumen como tal, no se sabe si no pueden dominar la envidia o directamente son intolerantes que no pueden superar sus aires raros de sangre azul con tufillo descriminatorio absurdo. ¿Quién puede dudar de la capacidad de trabajo de Anabela?, incansable, nació para el ejecutivo.

Algo muy parecido ocurre en La Pedrera, Maxi Frontera sigue teniendo su aporte allí, es lógico, son equipos armados y adoctrinados por estos dirigentes que, responden a un proyecto político provincial y que, mas allá de las nuevas responsabilidades, continúan regando el árbol de la militancia, permitiendo germinar nuevas semillas, nuevos retoños, jóvenes que están demostrando aptitudes y actitudes relevantes en favor de la sociedad, hablamos de Beltran, Albarracín, Becerra, Galende, Emiliano, jóvenes increíbles, con potenciales enormes que, Anabela supo rescatar, abrazar y considerar como su equipo de trabajo incondicional. Cuando se observa que un dirigente político AMA lo que hace, nada ni nadie lo puede evitar, es un absurdo pensar en neutralizar cuando casos como este no aparecen comunmente.

Lo mismo ocurre con Maxi Frontera y tantos dirigentes que cumplen funciones públicas, es decir, cumplen cargos políticos, en consecuencia, deben asumir el rol correspondiente para que el movimiento crezca con las consignas que la máxima conducción política que ellos responden determina.

En medio de tantos cambios generados en los últimos meses, sin lugar a dudas, el proceso de digerir situaciones de la familia dirigencial o política de la provincia no esta siendo fácil para propios y extraños, son tiempos de rearmados, profundos cambios, por ejemplo, a la hora de hablar sobre la nueva conducción en Villa Mercedes, si bien Maxi Frontera es la nueva imagen que lidera el municipio, políticamente hablando, con la partida de Mario Raúl Merlo, no aparece la figura natural que, sea la palabra e imagen autorizada para que reacomode el peronismo mercedino todo, que se lea bien, TODO.

Se sienten aires de cambios, se percibe conciencia, para nada, el Gobernador esta alejado de esta nueva instancia mercedina, hay que estar atentos, La Leyenda bajó a Villa Mercedes y dejó mensajes claros, desde luego, sostiene su paz interior, el Gobernador es todo amor, espiritualidad, conciliación, cero confrontación, solo muestra su dolor, su tristeza, no le gusta ver a los mercedinos tan peleados, es así que, lisa y llanamente expresó que los problemas de los mercedinos que lo arreglen entre los mercedinos y en ese camino se esta transitando por estas horas.

La pregunta del millón es, ¿Quién será el nuevo líder natural de Villa Mercedes, no es fácil después de la época merlista, tampoco es imposible, mucho mas en estos momentos que son, sumamente oportunos para que aparezca alguien.

Dicen, los que saben, que toda crisis sirve para reacomodar situaciones que estaban mal y, fundamentalmente, después de cada crisis, siempre llega la calma.

En esta editorial hemos citado, claramente, a dos nombres, un hombre y una mujer, ambas, personas del sumo cariño, afecto y consideración de La leyenda, que lindo sería verlos juntos encaminando el sueño que abraza el gobernador soñando encontrar el alma de todos los puntanos en su ultima gestión como gobernador, que lindo regalo que, parece, los muchachos, aún no se han puesto en el alma, el espíritu y el corazón del Gobernador, no solo los citados, también, los que sin nombrarlos ya se sienten involucrados al momento de no hacer nada, hasta estas horas, para entender y comprender a tuétano la visión del gobernador de cara al 2023.

Nombres nuevos, Beltran, Becerra, Galende, Albarracín, Ballestero, jóvenes que también los tenemos en La Pedrera y en muchos estamentos del Gobierno Provincial, solo es cuestión de tiempo pero ya comenzamos a vislumbrar a los futuros hombres y mujeres que seguirán regando este frondoso árbol, esta buena madera que nació en 1983 y tiene 30 años mas de planificación abrazando el mismo proyecto.

Un último consejo, porque se lo merecen, San Luis no es lo que es hoy en día si no fuera por los miles de militantes y dirigentes que superaron increíbles epopeyas junto a los hermanos Rodriguez Saá, la familia partidaria o política se debe un profundo debate interno, si no lo hacen, es muy difícil que continúen en el fantástico camino del arte de hacer posible lo imposible, tal como lo determina el gobernador, se muestran muy enojados, resentidos, se palpa mucho odio, sed de venganzas, todos sentimientos que las nuevas generaciones no tienen la menor intención de contagiarse.

¿Solución?, capacidad de reacción, respeto entre sí, y diálogo, mucho diálogo, calmar las almas y corazones de todos los dirigentes históricos que deben darse cuenta que, hoy por hoy, no suman ni enseñan nada, al contrario, solo hacen daño con tanta soberbia, orgullo e impunidad.-

 

 

Top