San Luis debería contar con más de 5000 contagiados y 100 fallecidos hasta el momento.

Es difícil interpretar a la sociedad puntana a la hora de observar los índices nacionales respecto al número de infectados y número de fallecidos, tal como lo manifestó el propio Gobernador, de acuerdo a los números oficiales del Comité de Crisis Nacional, el 1% de fallecidos y contagiados le correspondería a San Luis.

En este caso, hasta el día de hoy, San Luis tendría más de 5000 puntanos contagiados y más de 100 fallecidos, desde luego, la realidad marca otros números y es allí donde, se supone, todos deberíamos estar felices en San Luis dado que los números, respecto a los índices nacionales son abismalmente inferiores.

Esta proyección que nos indican los índices nacionales no permite entender y comprender que, en San Luis no se ha llegado a esos valores tan altos de contagios y mortalidad porque han sido estrictos con los protocolos sanitarios pero, aun así, producto de irresponsables y la vendita providencia se ha metido el virus en la provincia y, por ello, San Luis vive horas angustiantes porque comienzan a fallecer hermanos puntanos y los contagios se incrementan día a día.

Todos ponen la mejor voluntad, el aislamiento es la manera para achicar la curva de contagios pero, en el medio, surgen necesidades y, San Luis, no escapa a lo que acontece en el mundo, aparecen los anticuarentena, los ignorantes y, fundamentalmente, los que, no pueden dominar emocionalmente la ira, esto se transforma en un peligro para la sociedad a la hora de sostener la tranquilidad, la prudencia y la paz.

Un combo importante se fusiona en San Luis, en la cual, se potencia con la aparición de más casos, todo recae por reflejo, ante la culpabilidad del Comité de Crisis y el Gobernador, la gente pierde el sentido común, y no asume la realidad que es ella misma la que va a buscar el virus y se contagia, el gobierno no contagia a nadie, por otro lado y lo más absurdo es NO RECONOCER QUE SAN LUIS si no hubiera actuado como lo ha hecho el gobierno hoy tendría más de 5000 infectados y más de 100 fallecidos, el grado de bronca y tozudez es tal que, la gente no reconoce nada, solo exige soluciones y en ese camino se ha perfilado el mundo, a alguien siempre tienen que culpar y es allí donde el primero que apuntan es al Gobierno y a los políticos.

La realidad de San Luis, respecto a los resultados logrados, se puede definir como exitosa pero, la gente, luego de tanto tiempo de encierro y restricciones no está en condiciones de reconocer nada, al contrario, apuntará a condenar, es de manual y propio de la miseria humana, nada cambiará esta condición, es por eso que, la raza política y gobernante debe actuar con absoluta inteligencia, La Línea asegura que no lo hace, el Gobierno está solamente abocado a tratar de controlar la pandemia y la raza política no se encuentra a la altura de las circunstancias, no existe conducción inmediata luego del Gobernador, no aparece la palabra, la guía y coordinación oportuna, no hay bajada de línea, las conductas y apariciones de los políticos no salen de los años setenta con COMUNICADOS como de la época de los militares.

Son tiempos de profundas definiciones y profundos cambios, esta realidad se hace carne a través de los próximos días y meses, la raza política es la que está en más peligro de la extinción, no parece, hasta el momento, tomar conciencia de lo que están afrontando, es una pena porque, hombres y mujeres muy valiosas que han aportado considerablemente para que San Luis sea lo que es, por no abrir la cabeza, por no saber mirar la nueva normalidad que se viene en el mundo, van a tender a desaparecer, jubilarse o retirarse.

Nada mejor que prevenir, como siempre lo ha hecho La Línea, los más tercos se enojarán y criticarán, los más inteligentes, al menos, esta editorial les permitirá pensar y analizar, quizás, encuentren una salida para salvarse de lo que viene y si no la encuentran, ya saben quién o quienes les pueden dar una mano. jejejeje

Finalmente recordamos, La Línea tiene una denuncia penal presentada por la Fiscal Verónica Alonso por, seguramente, directiva del ejecutivo provincial, por el Art. 211, dice provocar pánico social, nada alejado y superado a los números que demandan los índices nacionales y lo que el propio Gobernador expresó pero, la fiscal no denunciará al Gobernador ¿Verdad?, curioso, este medio web, siempre fue de una sola línea (oficialista) pero, no les tembló el pulso para pintarles los dedos, que vaya como ejemplo, a lo mejor puede servir, es decir, el Gobierno ante la ley, a todos se los mira de la misma manera... Ponele. Por lo demás, periodista que no tenga una denuncia penal sobre sus espaldas habría que ver si es realmente periodista, miren los periodistas nacionales de primera línea ¿Quién no tiene una denuncia penal?... Consuelo de sonso pero, no dejan de ser desleales como dice el Adolfo, en horas clavaron la denuncia penal, tiempo record, sin sangre....

Top