San Luis con clara ausencia de liderazgo espera el nacimiento de una nueva esperanza

Como lo viene definiendo La Línea, San Luis se ha quedado sin liderazgo (líder), desde lo técnico, se manifiesta como que, el Héroe (gobernador) se ha transformado en Villano, la ira social, a través de la pandemia, hace recaer toda la culpabilidad de lo que ocurre sobre la figura del Gobernador, esta situación ocurre en todas partes del mundo y, ante ello, están cayendo las imágenes más poderosas del mundo.

Ante la anomia que aparece en San Luis y tiende a incrementarse, los gobernantes pierden imagen, autoridad, respeto, se debilitan y la CERTEZA comienza a transformarse en ira, impotencia, desilusión, estas emociones, inmediatamente impulsa al imaginario colectivo de la gente mirar el futuro con intriga, preguntándose ¿Quién será el hombre o la mujer que devolverá la esperanza a San Luis?, ¿Quién será el nuevo líder que le traerá CERTEZA a  todos los puntanos?.

El actual Gobierno provincial, sin lugar a dudas, pondrá, equivocadamente o no, todo su empeño para sostener lo que ya es irreversible, al mismo gobernador se le han caído todas sus proyecciones, sus planificaciones y, hoy en día, ya no tendría seguridad si culmina su gestión de gobierno dado que la presión social, la anomia y la necesidad de recomponer el camino normal de las instituciones demandará la llegada de un nuevo héroe. CUANDO SE PIERDE EL RESPETO A LA AUTORIDAD, LA UNICA FORMA DE RECOMPONER ES CON EL CAMBIO DE FIGURA, UNA NUEVA IMAGEN QUE DEVUELVA EL RESPETO A LAS INSTITUCIONES Y LAS JERARQUIAS EN TODOS SUS TERMINOS que, a propósito, hoy nos están representado personas que no son idóneas, parece cualquier cosa, en nombre de los jóvenes aparecen personajes que deberían estar en otro lado y no, representando a todos los sanluiseños, ABSOLUTA FALTA DE RESPETO.

La pregunta del millón es saber ¿Quién será el nuevo Héroe de San Luis?, la nueva figura que le traerá CERTEZA Y ESPERANZA, nadie lo podrá responder, lo que no hay dudas es que aparecerá, ¿cómo?, naturalmente, de inmediato, todos los sanluiseños se darán cuenta que es la persona que puede encaminar la NUEVA NORMALIDAD en nuestra bendita provincia.

Solo es cuestión de esperar, OBSERVAR y, La Línea puede asegurar que, de la misma manera que ha ocurrido en todas partes del mundo, después de toda tormenta, siempre llega la calma y, como siempre, San Luis encontrará el camino justo que, precisamente, estará alejado de lo que hoy nos representan, en la cual, muy respetuoso de lo doctrinario, no están comprendiendo, menos entendiendo que, impulsando ideas del pasado (setentistas) y sumergidos en la temática de una campaña política, no es precisamente la interpretación de lo que sienten, piensan y sienten los sanluiseños.

El Gobernador deberá reconocer su difícil situación, HA COMETIDO MUCHAS EQUIVOCACIONES,  como tal,  tiene que generar las modificaciones y cambios necesarios para que la estructura social de la provincia no termine de colapsar, hasta el momento, se resiste a cualquier modificación sin hacer caso a la presión social que aparece desde todos los ámbitos, si persiste en la necedad, llegará un momento de punto de acuerdo de todos los sectores que, hasta el momento no manifiesta la aparición de un líder válido pero, no habrá dudas que ocurrirá y será allí cuando OBSERVAREMOS la ineludible situación del propio gobernador bajando los brazos o cediendo a las requisitoria de la NUEVA NORMALIDAD representada por el nuevo líder que, San Luis espera con expectativas y ansias.

 

 

Top