La interna peronista en San Luis los coloca a todos en una misma situación de cara al 2021.

Más allá de las formalidades, en la cual, el Partido Justicialista de San Luis solo se ha resumido a una mera herramienta electoral dado que ha perdido su esencia de congregar a todos el peronismo puntano, por lo contrario, hoy se encuentra disgregado o particionado en su máxima expresión.

Pasa el tiempo y la imagen del Gobernador de San Luis comienza a marcarle una tendencia perjudicial y negativa al momento de que, San Luis se encuentra a instancias de que, la mayor fracción del peronismo de San Luis se encuentra afuera de la herramienta electoral (Partido Justicialista), es decir, la militancia de convicciones se ha ido de la institución creando otros espacios pero, que no pierden sus principios doctrinarios.

El Gobernador de San Luis ha sido el campeón de los armados de partidos (PUL, Es Posible, Compromiso Federal) siempre buscando debilitar al PJ, lo cierto es que nunca pudo y bueno, también se queda con el PJ, podrán acotar miles de conjeturas, lo que no es acertado, de cajón, es que este gobernador arme y sostenga todos los partidos por una cuestión de convicción doctrinaria, todo lo contrario, si así lo fuera, la realidad sería otra, LA MAYOR PARTE DEL PERONISMO DE SAN LUIS DEBERIA ESTAR DENTRO DEL PARTIDO JUSTICIALISTA y no es así, suena hasta maquiavélico, La Línea afirma que es maquiavélico, el gobernador esta EMPACHADO de PODER y hace lo que a él le parece, se equivoca y no tiene la valentía y grandeza de reconocer sus errores.

Llegar a esta altura de la vida política e institucional de la provincia de San Luis asumiendo esta realidad, nos permite pensar que, lo que puede venir, en adelante, nos puede sorprender a propios y extraños porque, la provincia de San Luis se encuentra arrodillada a las decisiones y caprichos de una sola persona, esta realidad pone en peligro el futuro de todos los sanluiseños.

Lo cierto es que, de cara al 2021, mientras todos aseguran que, el Gobernador cuenta con el bastón de mariscal a la hora de garantizar el triunfo, La Línea asegura todo lo contrario, así lo demandan los manuales de la técnica de la neuro política, sin lugar a dudas, los que adelantan posicionamientos de cara al 2021 son mentalidades setentistas en la cual, piensan que, porque el Gobernador domine a su antojo el partido justicialista y tenga el absoluto poder del dinero le pude permitir asegurar un triunfo pero, no es así, son variados los factores, en la cual, La Línea adelanta una marcada derrota en manos de los candidatos que representen al gobernador, desde luego, no lo vamos a detallar, comenzamos a transitar un camino donde no sirve avivar giles, los que no supieron entender, a tiempo, el nuevo camino, los que no se interesaron en actualizarse, los que se quedaron en los 70, se van a terminar de dar cuenta del grave error cometido de cara a las elecciones legislativas del año que viene.

La interna PERONISTA que existe en la provincia de San Luis es la más difícil y lamentable de la historia, jamás estuvo tan particionada, contamos con el peronismo oficialista, representado por los jóvenes, acompañados por funcionarios y “militantes” rentados y, lo más doloroso, con un Gobernador que discrimina, sin tapujos, a la militancia peronista mayor de 40 años, para el Partido Justicialista de San Luis si tienes más de 40 años, no eres parte de la participación y la representatividad, por otro lado, aparece el sector PERONISTA de Adolfo Rodriguez Saá, con un tinte más conservador pero, que busca, estudia, investiga, se interesa por la actualización, por ahí se equivoca (2019) pero, el solo hecho de estar fuera y desconectado del Gobierno (la pandemia está derrocando los gobiernos en el mundo entero), este sector se encamina como un factor decisivo, casi salvador a la hora de sumar votos, Adolfo tiene un caudal de votos importante y de piso, suficientes para darle el triunfo a cualquier otro sector, es decir, aquel que piense que, las elecciones que vienen las puede ganar solo, está más que equivocado, nadie, en San Luis, en la Argentina o en el mundo puede ganar una elección solo producto de los saldos de la pandemia, tal es así que, hoy por hoy, hasta Cristina Fernandez de Kirchner está llamando al dialogo cosa que, en San Luis no ocurre, el Alberto quiere morir empachado, solo, bien gordito, la soberbia que carga es increíble, solo esta mirando los intereses nacionales y se esta cagando en lo que ocurre en San Luis y los daños que esta generando.

Adolfo puede ser el hombre que, finalmente, le dé la oportunidad, a los Rodriguez Saá, de sostener el poder gubernamental en San Luis, imposible que lo pueda continuar el mismo Gobernador, tampoco alguno de los miembros del gabinete actual, la misma suerte corre para el propio hijo del Gobernador que, tuvo la gran oportunidad de brindar una esperanza generacional pero, el saco le queda grande y la pandemia les sacará factura a todos.

Claudio Poggi lidera otro sector importante del PERONISMO de San Luis, quizás pongan en duda su persona en cuanto a lo doctrinario pero, los hombres y mujeres del peronismo que lo secundan no es para minimizar, la tropa peronista de Poggi es más que importante y forma parte del vaciamiento del partido justicialista que hoy padece San Luis.

Ante este trinomio que, se supone, tienen la misma base ideológica pero, no se pueden poner de acuerdo, algo más que claro a la hora de pensar que sus objetivos no son integrales, abarcativos y doctrinarios, todo lo contrario, son INDIVIDUALISTAS, se pasan por el tuje el bienestar general de los peronistas, no se dan cuenta el daño que le ocasionan a miles de militantes peronistas, los enfrentan entre si, les quitan la esperanza, le amputan el alma y el espíritu de un ideal que jamás pensaron que hoy iban a vivir semejante realidad, miles de compañeros que estaban juntos, ahora, se enfrentan descarnadamente, pasan al lado y ni se miran.

Finalmente aparece, sorpresivamente, otro sector denominado Tercera Opción, lo lidera Harold Bridger, este movimiento por lo contrario de los tres anteriores, cansado de las idas y vueltas de los individualismos y, negando la suerte de obligación de tirar por la ventana a viejos dirigentes que le han dado mucho a San Luis y han sido parte del Proyecto que lideraron los Rodriguez Saá, la Tercera Opción no habla de partidismos, no habla de desencuentros, de confrontaciones, no se involucra en las cuestiones nacionales y abraza, solamente, el apellido Rodriguez Saá con todo lo que ello implica en la historia de San Luis los últimos casi 40 años, como dice Harol: Ni Adolfo, Ni Alberto, no soy peronista, soy rodriguezsaista que mira el futuro de San Luis con una visión social, progresista, lejos de los designios de Perón que, lo respeto como figura histórica pero, que los tiempos que demanda la NUEVA NORMALIDAD nos indica que debemos priorizar otras realidades.

Un peronismo más que disgregado que, el propio Partido Justicialista de San Luis se encarga de separar aún más, no hace falta ser un genio para poder entender y comprender que, para mirar el futuro de San Luis con grandeza, altruismo y lejos de los individualismo, deben pensar en aunar criterios que abracen el bienestar general de todos los peronistas de la provincia, suena hasta loco pero, con Adolfo, Alberto, Poggi y Harold (social) no habría nadie que les pueda ganar y le darían una alegría muy grande al pueblo peronista de la provincia de San Luis que espera lo mejor de los nombrados.

Habrá que ver y observar hasta donde llega la obstinación de estos sectores para que, en el 2023, rematen el poder provincial o lo sigan abrazando, esta vez, con todos los peronistas adentro, sin individualidades, con inteligencia y, fundamentalmente, mirando lo que ocurre en el mundo y cuales han sido los factores que le han permitido seguir participando en la vida institucional y partidaria.

 

 

 

Top