Vocación y compromiso: La permanencia en política termina respetándose.

El dominio del PODER tiene, desde lo individual, una forma complicada al momento de definir con exactitud sus intereses, por lo general debería ser en aras del bien común pero, no parece que sea tan así, es decir, se percibe una suerte de actitud encarnizada hasta demente a la hora de sostener PODER.

En San Luis somos testigos de una suerte de dominio encarnizado por el PODER, en la cual, hemos aprendido que el PODER no tiene nada que ver con la sangre, con los valores de las personas, con los sentimientos, todo lo contrario, la frialdad, la manipulación y la ambición desmedida termina, con el tiempo, transformándonos en monstruos de la democracia.

Los o él dueño del PODER de San Luis está transitando la etapa de la monstruosidad, quizás no la vio venir, solo se remitió a defender su postura y, con el tiempo, enfrentó a quien se ponía en el frente, los derrotó a todos y, casi, sin un nuevo caso por desafiar, ha dejado atrás a compañeros, amigos y hasta hermano.

Ha pasado un tiempo prudencial, el PODER que hoy ostenta Alberto Rodriguez Saá jamás nadie lo ha tenido en la historia de San Luis, ello lo sostiene como un personaje de MARVEL cuando en realidad debería ser la persona más humilde de la provincia, en la cual, todo el mundo puntano debería amar y admirar pero, por todo lo contrario, solo se ha quedado con los rentados, lo apoyan y siguen por conveniencia y es el mero PODER ECONOMICO el que lo sostiene y, por ende, lo transforma en una persona que no conecta con la sociedad sanluiseña, mucho menos con los colaboradores que lo acompañan y, que decir, la forma de comunicar que cuenta el gobierno que, por ejemplo, en forma propagandística, un locutor en off dice que, en San Luis, YA HAN FALLECIDO MAS DE 200 PUNTANOS, ¿Quieren más frialdad y abuso de imagen de poder que esa?, como si nuestros muertos merezcan la referencia generalizada a través de una voz en off.

El exceso de PODER logra estas barbaridades, los ciega, los transforman en una suerte de semidioses que se creen intocables, poderosos y dueños de todo, en este sentido, todo los que toca el PODER, si no es de su agrado, LO DESTRUYE, todos aquellos que sobreviven a las cabroneadas del PODER,  SON MERECEDORES DEL RECONOCIMIENTO Y RESPETO.

Este es el sentido de la presente editorial, tanto a Poggi como al Adolfo, Alberto buscó DESTRUIRLOS, los humilló, manipuló la tropa para que los odiaran, al Alberto nunca, hasta el momento, lo hemos visto con actitudes o gestos conciliatorios reales de manera RECONOCER  la constancia y permanencia en la vida institucional y política de la provincia tanto de Adolfo como de Poggi, Al contrario, los ninguneo, quizás, mostrando la miseria humana mas triste que pueda tener el propio Gobernador, muestra odio, necedad, capricho, muy triste lo que se observa, en los hechos, pueden decir o expresar lo que quieran pero, los hechos nos demuestran que, el Gobernador jamás mostró voluntad alguna en favor de Poggi o Adolfo.

Por lo general, todos los que han enfrentado al PODER, sobre todo, al Alberto, han quedado en el llano, desaparecidos, DESTRUIDOS, no ha sido así con Poggi, menos con Adolfo, en política, el que resiste, se mantiene y continúa es digno de reconocer y admirar.

El tiempo afirma estas realidades, se demoniza el Gobernador por culpa del tiempo que aclara todo, se puede agregar la cuota de egoísmo y abuso de PODER que no le permite ver el futuro de San Luis con más humildad y generosidad, al contrario, se quiere quedar con todo y, por esa ambición desmedida, hoy cuenta con todo en su contra, es decir, tiene todo el arco político de la representatividad sanluiseña en su contra, tanto, desde adentro como, lógicamente, desde afuera.

Intentar desactivar lo que consideraron opositores y no lograrlo, tiene, según los manuales de la política, la obligación de volver a sentarse, lejos de las cuestiones personales, muy cerca de los intereses que abrazan el bienestar general de la provincia, esto es inevitable, no se puede tapar el sol con las manos, repetimos, el tiempo paso y, tanto Poggi como Adolfo, se han sostenido y, sin lugar a dudas, sin tener el PODER ECONOMICO que tiene Alberto, se puede asegurar que, juntos (Adolfo y Poggi), pueden ser, tranquilamente, gobierno en el 2023, esto nadie lo puede desestimar.

Hay cuestiones de miradas elevadas, en la cual, llegan momentos o instancias en la vida política que, no se puede sostener PODER UNICO para siempre, los modelos se agotan, naturalmente la gente se cansa, se aburre, fundamentalmente, cuando el tufillo a tiranía comienza a sentirse producto de la permanencia eternizada que los obliga transformarse en personajes sin sangre, sin códigos, sin lealtad.

El PODER los ciega, es lo que precisamente está pasando el Gobernador por estos momentos, está ciego y desbordado, vulnerable, SOLO, viejo, muy mal influenciado, casi podemos asegurar que nadie lo asesora, todo está en su persona, es por ello que su condición mental y física debe estar agotada, la pandemia le ha comido 10 años de su vida, le ha tocado el peor de los desafíos y, lamentablemente, decidió hacerlo solo, con un nivel de soberbia y autoritarismo nunca pensado que lo íbamos a vivir en San Luis, mucho más, los de adentro, tantos hombres y mujeres que lo apoyaron y sin temblarle el pulso, por una decisión de PODER, se sacó a todos de encima porque tenían más de 40 años. Estas son las clases de sensibilidades que pierden los hombres y mujeres que comienzan a palpar el PODER, se trasforman en sangre azul y les importa un bledo a quien perjudican o no, arrasan como la pandemia.

En conclusiones, no es el caso de Adolfo y Poggi, en la cual, el PODER de Alberto no ha podido derrocarlos, al contrario, se están fortaleciendo, mientras, Alberto se debilita considerablemente por la pandemia y varios puntos expresados anteriormente.

Al Gobernador le quedan pocas opciones para que tenga salidas elegantes de su ocaso de PODER único, ¿Reconocerá y respetara el sostenimiento de Poggi y Adolfo?, ¿Buscará el diálogo y la apertura de PODER como debe ser?, ¿Desafiará a todos mandando a todos los jóvenes al final de su corta carrera política?, ¿Se irá a Buenos Aires al gabinete nacional?, ¿Buscará cogobernar San Luis?, ¿Buscará preparar la provincia desde ahora de cara al 2023?.

Muchas preguntas, muchas dudas, lo único que es cierto es que, paso y pasa en el mundo, la pandemia se está llevando puesto a todos los gobiernos, San Luis no será la excepción, fundamentalmente, por la conducta que ha tomado el gobernador que llama la atención a propios y extraños.

 

Top