El Gobernador está a pasitos de cederle poder al Senador Nacional Adolfo Rodriguez Saá.

Es un silencio casi cómplice pero, con solo observar las conductas de los diputados provinciales de Adolfo Rodriguez Saá, se nota, se siente, se percibe que el diálogo podría comenzar a darse, desde luego, por iniciativa del propio Gobernador dado que es, precisamente, quien está más complicado de cara al 2021.

Que nadie le quepa dudas que, Adolfo Rodriguez Saá está más que tranquilo, observando desde La Loma y acomodando su principal interés rumbo al 2023, no ocurre lo mismo con el año que viene, en la cual, habría una suerte de liberación de votos, no hay dudas que, el año que viene, Poggi hará una elección histórica por cuanto ya se rumorea en los mentideros políticos que, hasta el propio oficialismo votará en contra, fundamentalmente en Villa Mercedes, el voto castigo será, principalmente para Frontera y Mones Ruiz (mufa), ambos, los destructores principales del peronismo villamercedino, desde luego, a partir del categórico triunfo de Poggi el año que viene, todos se van a encaminar al lado del actual senador nacional y comenzará a transparentarse la denuncia que viene adelantando La Línea, Frontera será el primero en no hacerse cargo de la derrota y se abrirá del oficialismo provincial, hará lo que hizo siempre, TRAICIONO a todos los que le dieron una mano, es decir, el típico político que crece como las víboras, sobre las espaldas de los demás.

Adolfo tiene claro y sabe que es la moneda de oro de cara al 2023, el Gobernador, también, sabe que no existirá excusa alguna al momento de regresarle el PODER que le saco, Adolfo hasta ha dejado a su mujer, en la cual, son cuestiones que rozan lo privado pero que, el genio que enarbola los derechos de la mujer, pone como condición que Gisela no participe en política, es decir, no quieren a la ex esposa de Adolfo, una vergüenza pero real.

De esta manera, observando a un Gobernador en jaque, en la cual, puso toda la ficha en la figura de los jóvenes y han fracasado tristemente, sumado a la pandemia que no le deja chances alguna de remontar la derrota que sufrirá en las elecciones legislativas del año que viene, queda expuesto a tomar decisiones realmente extraordinarias, en la cual, si no llama al diálogo a Poggi y Adolfo, ambos le van a dar un dolor de cabeza más que merecido porque, ya son por demás los antecedentes del Gobernador, en la cual, su condición de lealtad está más que cuestionada, es más, ha pasado a ser un hombre sin palabra en San Luis, un tipo muy difícil de confiar, Alberto embromó, por no decir otra cosa, tanto a Poggi como al Adolfo.

A perro muerto no se lo patea y, no hay dudas que Adolfo, hoy por hoy, son más las coincidencias políticas que tiene con Poggi que con el Gobernador, Alberto sin el apoyo de Adolfo pierde en el 2023, por otro lado, Adolfo apoyando a Poggi será más que categórico el triunfo en el 2023, Adolfo no volverá con su hermano si NO LE REGRESAN EL PODER QUE TENIA, la prueba de lo que, La Línea está diciendo se plasmará en las elecciones legislativas del año que viene, en la cual, la tropa adolfista, que es mucha (más de un 20%), quedará liberada con el voto y, por ende, el voto castigo se hará notar.

Por esta situación Adolfo estaría más que tranquilo, fumándose un habano y observando desde La Loma, sabe que su poder electoral cautivo define las elecciones en San Luis y, todo lo que, su hermano le ha hecho sufrir, el tremendo daño que le ocasionó, será como un plato frio en víspera de las elecciones legislativas 2021, en la cual, el universo de votantes peronistas y no tanto, le hará tronar el escarmiento a quien perdió la razón ante la exageración de PODER que acumuló y no supo administrarlo debidamente, todo lo contrario, se ha quedado solo, vulnerable por la pandemia y rodeado de inservibles, desleales y chorros.

Con esta realidad, al gobernador no le quedan muchas opciones, es por eso que mira con sumo agrado la gestión nacional, no escapa la posibilidad de que forme parte del gabinete nacional, por lo pronto, hoy en día, nadie quiere estar al lado del Gobernador, esto es todo un detalle, ¿Quién quiere ser ministro del Alberto hoy en día?, mucho menos,  Adolfo tiene intenciones de levantar a un muerto, solo devolviéndole el PODER que le SACARON, esa sería la única posibilidad, caso contrario, NI DUDEN QUE ADOLFO LE DIRECCIONARA SUS VOTO A CLAUDIO POGGI.

 

 

 

 

 

 

Top